En Chile, como en muchos otros países, los problemas de salud mental representan una de las principales causas de morbilidad en la población (PAHO, 1998), fenómeno que puede relacionarse con las condiciones de trabajo, las condiciones de empleo y la superposición entre los requerimientos del trabajo y las responsabilidades de los trabajadores con su familia y comunidad.